Al César lo del César…

La tarea de dirigir no puede ser entendida si no es porque de la misma han de derivarse unos resultados, cuya calidad habrá de relativizarse con unos objetivos previamente establecidos.

Esa es la única presión a la que se vea sometido el directivo, pues del logro de los objetivos dependerá su continuidad en la empresa y su . . . → Continuar leyendo: Al César lo del César…