Si tuviera dinero…

Si tuviera dinero me dedicaría a recuperar empresas que están viviendo sus últimos días. Las agruparía en torno a una unidad de administración y control que me ayude a minimizar los gastos de estructura, crearía en torno a ellas una central de compras de manera que tuviera capacidad de negociación ante los proveedores y me ayudase a mejorar sustancialmente los márgenes operativos. Definiría una estrategia de posicionamiento de marca que me situara claramente como la mejor propuesta ante el colectivo de las mujeres entre 25 y 35 años, profesionales en activo y con un nivel de renta entre 1.000 y 2.500 euros mensuales. Situaría en el centro de mi especial organigrama, ese que es circular, a los dependientes, repartidores, telefonistas y community manager. Eliminaría la inversión económica en espacio de almacenamiento y dedicaría la caja que esto me liberaría a asegurar un sistema de entrega y reposición en menos de 24 horas.

Si tuviera dinero negociaría con la banca opciones de compra sobre muchos de los inmuebles que se están adjudicando, les propondría, en tanto se recupera el mercado de compra, que me los cediera sin coste compartiendo las rentas que generaremos alquilándolos a precios muy competitivos a jóvenes en busca de su primera residencia. A cambio de asumir la gestión, el amueblamiento y el mantenimiento de estos inmuebles, no tendría que pagar renta alguna, liquidando con ellos el cincuenta por ciento del resultado de explotación. Igualmente si tuviera dinero negociaría con ellos y con la Obra Social de alguna Caja, SIP, FROB o como ahora se les llame, para transformar algunas de sus urbanizaciones, siempre bajo la fórmula de un contrato de alquiler con opción a compra, en alojamientos específicos para los enfermos renales de toda Europa, de manera que en tres horas puedan estar sometidos a su diálisis pero disfrutando de un clima único, como tantos otros.

Si tuviera dinero todo lo anterior y lo que me reservo por temor a que me lo copien lo pondría en manos de un equipo de magníficos profesionales, jóvenes pero humildes, ambiciosos pero arriesgados y dispuestos a cobrar una parte importante de su sueldo vía dividendos.

Cuando mi amigo despertó del sueño, bebió agua se aferró a su almohada y siguió durmiendo.

Pensó: para que levantarme si ya tengo dinero.

(Homenaje a los miles de empresarios que se siguen levantando cada día para hacer realidad un sueño)

7 comments to Si tuviera dinero…

  • Antonio González Moreno

    Amigo Marcial, desgraciadamente no soy capaz de organizar mis tiempos para dedicar una parte a compartir ideas con los amigos y excelentes profesionales que están sedientos de proyectos ilusionantes, aunque difíciles en los momentos que corren, de todas formas si te decidas cuenta conmigo, a ver si entre todos conseguimos crear pequeñas luces que nos guíen por este difícil y duradero desplome inmobiliario, pues, desgraciadamente, no podemos olvidarnos de que lo peor (el suelo) todavía no ha salido a la luz.

    De todas formas, creo que merece la pena escrutar caminos de posibles acuerdos con la Banca, pues es la única salida que vislumbro como posible, pues a pesar de que las E. financieras siguen dándole patadas al balón para adelante, algún día tendrá que cogerse el toro por loso cuernos y actuar en consecuencia.

    Resumiendo, creo que las propuestas inmobiliarias a que haces alusión merecerían de unas jornadas al respecto entre las personas que pudieran estar interesadas en este difícil camino.

    Aunque supongo que, como casi siempre, llego tarde, y que el asunto está más que trabajado, te agradecería me tuvieras informado sobre opciones en este sentido o en cualquier otro que lleve tu sello.

    Como siempre, sigues abriendo opciones y nuevos caminos.

    Ánimo y un fuerte abrazo

    • admin

      Gracias Antonio por este y por todos tus comentarios, no hay duda de lo mucho que me aprecias.
      En este y en todos los proyectos que nazcan de mi cabeza y que nazcan de IPE tu siempre tendrás un sitio.
      Creo sinceramente en las Residencias Funcionales y estamos trabajando con tres buenos “cocos” para encontrar el encaje necesario. Lo vamos a lograr pues la ocasión la “pintan calva”.
      Antes de un mes tendré ocasión de mostrártelo con detalle.
      Un fuerte abrazo amigo.

  • Marcial, genial lo que has escrito en este texto! Por emprendedor y por humano. He visto tu ultimo comentario en Linkedin (grupo Arquitectos Emprendedores) y me he puesto a curiosear.

    Yo no tengo dinero, pero tampoco lo necesito rapido siempre y cuando encuentre un “equipo de magníficos profesionales, jóvenes pero humildes, ambiciosos pero arriesgados y dispuestos a cobrar una parte importante de su sueldo vía dividendos”. Ademas de bien liderados por una persona con posicion y experiencia.

    Si se habilita un espacio dentro de ese equipo para mi, se que el valor de lo aportado es lo que genera dividendos. Porque es ese lugar el que te permite proyectar tu valor (tu talento) a la sociedad y, por tanto, a la empresa (pero por este orden).

    Como conclusion, mas posicion y menos empleo. Ah, y ‘ni sólo grandes, ni sólo ideas, ni sólo pequeños. Es de la conjunción y nuevas mezclas que puede salir lo disruptivo, la inspiración y los medios’ (esto lo tenia escrito en otro texto).

    Que sigas inspirado. Un cordial saludo,
    Fernando

  • Marcial Bellido

    Rafael,lo mismo le viene bien tu talento….

  • RAFAEL JIMENEZ

    Marcial me gustaira tener dinero para prestarselo a un amigo como este, pero que no lo tuviera

  • Marcial Bellido

    Me gustaría que nos dijeras donde vas a aplicar la cirugía, que miembros vas a amputar y si vas a utilizar anestesia.
    Me apunto a tu arenga final pero, quienes son los que se tienen que despertar del letargo para construir el futuro?

  • ANTONIO GARCÍA

    “En tanto se recupera el mercado de compra”. Esta frase suena a leve enfermedad en vías de recuperación, cuando en realidad hemos asistido a la creación y posterior “explosión” de la mayor burbuja inmobiliaria de todos los tiempos. La solución no está en ir tomando aspirinas soñando con que el tumor maligno se disolverá lentamente. Hay que coger bisturí y sajar a fondo. El shock inicial es tremendo, pero al cabo de un tiempo, con perspectiva suficiente, se apreciará como un mal menor y tremendamente necesario. ¡Despertemos del letargo y forjemos un futuro !

Comenta!