Traspaso de empresas; empleo y riqueza

En quince años al frente del Instituto de Práctica Empresarial nada valoro tanto como el conocimiento que me han aportado miles de opiniones y conversaciones vividas.

La última oportunidad, el pasado jueves, día de San Miguel. Encuentro Empresarial en nuestra sede de Churriana (Málaga)

Objetivo: analizar y compartir como cada uno se enfrenta, desde el presente, al futuro.

Asistentes elegidos por representar pasado, presente y posiblemente futuro. Todos intelectualmente muy vivos.

Y he aquí que entre escepticismo y renuncia de unos,  ilusión y fuerza de otros, descubro una oportunidad para mantener miles de empresas y cientos de miles de puestos de trabajo.

Unos, los “aburridos” y “desinflados”, los que han perdido la fé en los demás y como consecuencia en ellos mismos, deseosos (aunque les cueste reconocerlo) de liquidar el negocio, hacerlo caja y enfrentarse con tranquilidad y sin sobresaltos a un futuro que cada vez se hace más presente.

Otros, llenos de ilusión, coraje y ambición,  dispuestos a exponerse a todo tipo de riesgos, sencillamente porque apenas nada tienen que perder y saben que aún perdiendo tienen mucho tiempo por delante para recuperarse.

Unos tienen empresa, organización, cartera de clientes, clasificación comercial, fondo de comercio…

Otros no tiene nada de eso y eso les limita y los retarda.

Aquellos están a punto de tirar la toalla, abandonando, aunque les duela, a su suerte a los tres, cinco o setenta empleados de “su casa”. Los otros no tienen  miedo a contratrar, sencillamente porque no tienen miedo a errar.

Y este es mi descubrimiento: en vez de dejar que unos silenciosamente mueran, sacando del mercado talento empresarial y miles y miles de puestos de trabajo y otros vean frustradas o ralentizadas vocaciones empresariales generadoras de empleo, por qué no dedicamos mucho de los recursos empleados en subsidiar el desempleo, de un lado y de otro a fomentar empresas y contratos, a facilitar el traspaso de empresas de unos a otros.

Primer enunciado: “Se busca/n empresario/s para dar continuidad a mi empresa. Pido un “x” por ciento de su valor de mercado y una renta vitalicia equivalente al “y” por ciento de los beneficios anuales”

En el próximo Encuentro de IPE, allá por finales de Octubre, iremos modelando el traspaso de empresas y despejando las incógnitas.

Estáis invitados, de un lado y de otro, los que tengáis algo que decir. Plazas limitadas.

Un abrazo.

7 comments to Traspaso de empresas; empleo y riqueza

  • Pablo Fuentes

    Excelente propuesta Marcial, esta que nos presentas. Una nueva forma de triangular buscando el beneficio de las distintas partes, seguire atento la evolucion y espero poder compartir con vosotros proximos encuentros.

  • Victor Tienda

    Hola Marcial, brevemente, “my two cents”:

    Los CEEIs tenemos conocimiento de iniciativas concretas en este sentido desde la DGPYME. No hace mucho invitamos al señor Antonio Fernández Ecker y tienen datos muy concretos y preocupantes de las varias decenas de miles de pymes que cierran cada año por motivos no enteramente económicos. Creo que han creado también una línea específica para estas operaciones en ENISA.
    Por si se puede aprovechar algo de aquí, dejo unos de enlaces:

    http://www.plancontinuidadempresarial.es/

    http://www.ipyme.org/es-ES/IniciativaEmprendedora/ApoyoAsesoramientoEmprendedores/Paginas/PlandeContinuidadEmpresarial.aspx

    http://www.enisa.es/Financiacion_Enisa.aspx?tipo=S&id=45&categoria=Plan-de-Continuidad-Empresarial

    Saludos a todos y espero veros pronto.

    Víctor

    • marcial

      Muchas gracias Victor, magníficas aportaciones y satisfacción por saber que estamos enfocando acertadamente el problema.
      Espero verte pronto y espero además contar más “asiduamente” con tus conocimientos y talento.

  • Antonio Navas Ramírez

    Como en otras muchas ocasiones, aportas ideas muy buenas. Y me gustaría pensar que me podría encontrar en el segundo grupo, el de los que queremos apostar por luchar y seguir en la brecha. Pero, casi de igual forma que el que desiste, el que empieza, se encuentra con la muralla, que ya no barrera, de la financiación. ¿Cómo adquirirla?, si lo que le hace falta al que vende es caja pues está asfixiado normalmente por falta de circulante, impagos o moras. El que empieza lo hace tras caer, pues nos caemos para aprender a levantarnos, o desde 0,00, y necesita pues financiación no sólo para adquirir, sino además para subsistir hasta que el negocio sea capaz de alzar el vuelo y sobrepasar el punto de inflexión.

    Por todo esto, estimado Marcial, me pregunto, ¿cómo se te ocurre que podamos articular este tipo de operaciones?, pues creo que en ello está la piedra angular de tú idea y estoy seguro de que en algo ya habrás pensado.

    • marcial

      Ciertamente Antonio, el problema de acceso a la financiación está ahí y es endémico, para los que se quieren ir, para los que quieren llegar y para los que están. Esa realidad nos obliga a todos a modificar nuestra estructura financiera, al menos hasta que vuelva a salir el sol.
      Para la idea que apunto sobre el traspaso de empresas y que he bautizado como Oficina para la Conservación de Empresas (O.C.E.) cuento, además de con los dos actores que mencionas, con el concurso de la propia banca, Sociedades de Capital Riesgo, inversores privados y los equipos de dirección de los que se van y de los que vienen. Sin duda un ejercicio más de Triangulación.
      Entre tantos interesados encontraremos soluciones. No lo dudes.

  • Muy interesante, Marcial, y me alegro de que tu magnifica idea e iniciativa llegase tan lejos en una mera sesión. Lamente mucho no poder asistir, al final, pues tenía tremendas ganas, pero como también ocurre en estas circunstancias, la agenda se tiene que modificar de último momento para atender a un “posible cliente”- cualquier cliente, cualquier posibilidad de seguir en la lucha…ya sabes. Me encaro con entusiasmo al próximo para poder aportar mi granito de arena……

    Un saludo muy cordial,

    Mark S Lawson

Comenta!